Páginas vistas en total

domingo, 31 de agosto de 2014

Dormir para aprender

Desde hace tiempo sabemos que dormir es importante para procesos de
aprendizaje y memorización, lo que no estaba muy claro era el
mecanismo fisiológico responsable de este fenómeno.
En un estudio publicado el pasado 6 de junio en la revista Science,
investigadores del Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva
York, Estados Unidos, demostraron por primera vez que dormir estimula
el crecimiento de las espinas dendríticas, esas prolongaciones de las
neuronas que se conectan con otras neuronas y facilitan el paso de
información de una a otra.
A nivel celular dormir es mucho más que desconectarse y descansar.
Las neuronas que se activan cuando asimilamos información nueva
mientras estamos despiertos, lo vuelven a hacer mientras dormimos, en
la fase en que las ondas cerebrales disminuyen y el movimiento ocular
rápido y los sueños se detienen.
Guang Yang y sus colegas utilizaron ratones modificados genéticamente
para que produjeran proteínas fluorescentes dentro de las neuronas.
Con un equipo especial que detecta estas proteínas, pudieron registrar
el crecimiento de las prolongaciones dendríticas antes y después de
que los ratones aprendieran a balancearse y a caminar en un rodillo en
movimiento.
Luego de documentar que las dendritas producían nuevas prolongaciones
después de seis horas de entrenamiento, los investigadores buscaron
entender el efecto que tenía dormir en este crecimiento neuronal.
Entrenaron de igual manera a dos grupos de ratas; ambos desarrollaron
la habilidad de caminar en el rodillo, pero a un grupo se le permitió
dormir durante siete horas y al otro se le mantuvo despierto durante
el mismo lapso.
Los ratones que no pudieron descansar desarrollaron significativamente
menos espinas dendríticas que los que sí lo hicieron.
Los investigadores hicieron otro hallazgo: el tipo de tarea realizada
determina las ramas dendríticas que se forman.
Aprender a correr hacia adelante en el rodillo en movimiento produjo
un crecimiento en dendritas distintas de las que crecían si corrían
hacia atrás, lo cual sugiere que aprender tareas específicas produce
cambios estructurales diferentes en el cerebro.
De esta investigación se puede concluir que es de suma importancia
dormir lo suficiente para aprender y memorizar adecuadamente, y
también que el tipo de información que recibe nuestro cerebro lo
modifica.

--
Somos
Ciberpasquinero

No hay comentarios:

Publicar un comentario